Quelación Intravenosa

Quelación Intravenosa

Es una técnica desarrollada para eliminar metales pesados de nuestro organismo.  Con su uso, se documentó que es una terapia efectiva para combatir la arteriosclerosis.

No solo es la solución para gran parte de las personas que padecen este problema (endurecimiento y/o obstrucción de las arterias), sino incluso es un excelente método preventivo que puede retardar el envejecimiento.

quelacion

 

Esta terapia tiene la característica de arrastrar y desechar de nuestro cuerpo los depósitos de calcio, metales pesados, reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, rejuvenece las arterias y venas, y renueva el sistema circulatorio periférico.

Actualmente está comprobado que la quelación tiene (entre muchos otros) los siguientes beneficios:

  • Disminuye las placas ateromatosas al quitar el calcio, colesterol y metales tóxicos de los vasos sanguíneos.
  • Reduce la calcificación de las válvulas cardiacas.
  • Cura la angina de pecho.
  • Aumenta la flexibilidad y elasticidad de las arterias.
  • Reduce y mejora las várices internas y externas.
  • Evita la gangrena.
  • Ayuda a normalizar las arritmias cardiacas.
  • Mejora la sintomatología del Parkinson.
  • Disuelve trombos arteriales.
  • Produce la baja y normalización de la tensión arterial.
  • Reduce los niveles de colesterol en la sangre.
  • Previene el depósito de colesterol en el hígado.
  • Reduce la impotencia sexual.
  • Previene y alivia la osteoartritis.
  • Mejora la sintomatología de la artritis reumatoide.
  • Mejora la visión en retinopatía diabética.
  • Mejora la función intelectual, poder de concentración, memoria, visión, libido y reflejos.
  • Previene y evita la formación de úlceras cutáneas y gangrena.
  • Reduce la incidencia en cáncer.
  • Aumenta la densidad ósea.
  • Evita la amputación de miembros inferiores.
  • Evita la operación de bypass.
  • Elimina la ferritina como secuela de tabaquismo.

Esta terapia es sencilla de aplicar.

Es un procedimiento ambulatorio.

Tiene una duración promedio de 4 horas, ya que la velocidad de infusión del tratamiento es lento.

Se recomiendan de 10 a 20 sesiones por año, según el padecimiento y estado de salud de cada persona.